Colaboradores

26 Feb 2017
Colaboradores | Por: Nahúm Cruz

Crónica reflexiva: Rejuvenecer integralmente

El águila es un claro ejemplo de rejuvenecer, muestra ganas de seguir viviendo, luchando y mirando hacia delante y sobre todo volver de volar alto. De hecho, se cree que esta ave es la de mayor longevidad, pues logra vivir aproximadamente 70 años.

Al cumplir 40 años, naturalmente entra en un proceso de mudar su plumaje. Este es un proceso doloroso, pues sus plumas se engrosan, por lo que se hacen muy pesadas y las debilita. Por ello, antes que eso pase se va en busca de un lugar desértico, desolado y apartado, donde no tenga necesidad de volar y estar en un lugar seguro. El águila vuela hacia lo más alto de una montaña y se queda ahí, en un nido cercano a un paredón.

Muchas águilas durante este proceso de desplume, no soportan y en ciertas condiciones, les es imposible seguir luchando; efecto de esto, mueren cruel y dolorosamente. En cambio, otras águilas resisten y soportan valientemente el proceso de mudar por completo sus plumas, proceso que dura alrededor de cinco meses; y les nacen las nuevas plumas, unas delgadas, estiradas y con peso normal.

Entusiasmadas nuevamente emprenden vuelo de un lugar a otro, experimentan la satisfacción que haber superado aquel proceso doloroso; este que les sirvió para rejuvenecer y darles más aliento, más fuerzas y más vida por delante. Por ello, a lo largo del tiempo, esta ave ha sido y es símbolo de victoria.

Muchas veces los seres humanos, también pasamos por situaciones muy difíciles y dolorosas, e inclusive llegamos a pensar que las condiciones no son óptimas para seguir viviendo. No obstante, pocas veces nos detenemos a pensar que aquello que nos ocurre es solamente un proceso temporal, y que una vez que lo venzamos nos fortalecerá, nos dará más ganas de vivir, más ánimo, más confianza, más motivación y, por último, sentirnos rejuvenecidos como lo hace el águila.

Por ello, con cuánta razón y sabiduría aquel hombre bíblico, el Rey David, dijo en uno de sus salmos: “no olvides ninguno de sus beneficios, Él es quién sana todas tus dolencias, Él rescata del hoyo tu vida, Él te corona de favores y misericordias, Él sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas: como el águila”.

Ante todas tus situaciones y circunstancias considera que todo es un proceso y que al superarlo, y vencerlo, serás más fuerte y estarás más rejuvenecido en todos los aspectos, para poder seguir viviendo y luchando por ser mejor día a día en nuestros ideales.

Y como punto final, ¡nunca, nunca, pero nunca te olvides del único Dios vivo!

13 Abr 2019
Más que un diplomado
Colaboradores | Por: Fernando Borja

Más que un diplomado

17 Feb 2019
El mercado laboral y la Cuarta Revolución Industrial
Colaboradores | Por: John Guzmán

El mercado laboral y la Cuarta Revolución Industrial

16 Feb 2019
Guía para pasar un feliz mes de febrero en la “friendzone”
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

Guía para pasar un feliz mes de febrero en la “friendzone”

9 Feb 2019
Fin de la cuenta regresiva electoral
Colaboradores | Por: Vladimir Velásquez

Fin de la cuenta regresiva electoral