Colaboradores

7 Jul 2018
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

Conciencia acribillada

“Cuando el presidente, cualquier presidente se preocupa tanto por los derechos humanos parece evidente que en ese caso derecho no significa facultad o atributo o libre albedrío sino diestro o anti zurdo o flanco opuesto al corazón lado derecho en fin en consecuencia ¿no sería hora de que iniciáramos una amplia campaña internacional por los izquierdos humanos?”

-Mario Benedetti

De acuerdo con las cifras de la PNC, en El Salvador se registraron 108 homicidios más que las 796 muertes violentas del año 2016; en mi país vivimos a  diario con la amenaza del dolor y la muerte. Con la incertidumbre de si tras la jornada diaria, cada uno de nosotros y nuestros familiares regresaran sanos y salvos a casa, que si estamos seguros, porque muchos se ven obligados a tomar sus pocas pertenencias y buscar un sitio “más seguro” que es el extranjero. Qué triste ver como nuestro gobierno crea una cadena a nivel nacional informando los cambios que su gobierno “ha tenido”, creería yo que solo en su realidad han pasado esos cambios cuando los periódicos, blogs, noticias nacionales e internacionales no demuestran eso.

Me duele ver como mi país derrama sangre día con día, me duele saber que no tengo ni una mínima gota de libertad en un país, donde la violencia es la que reina, me duele pensar en el hecho de que ahora en día. El hecho de querer dar a la luz es motivo para que alguien mate a una madre con su bebé en el vientre, como el caso de la joven Lilian Beatriz Méndez Ramírez, de 26 años, y también el mencionado caso de la periodista Karla Turcios.

Como salvadoreña estoy atemorizada, no solo por los feminicidios, sino por toda la violencia que mi país está viviendo; la violencia día con día nos demuestra lo incompetentes que podemos ser como salvadoreños al pactar, negociar y asociar a este tipo “de seres humanos” que no tienen conciencia al atentar contra la vida de alguien o de una familia. Pero, la inseguridad y la violencia en El Salvador no son problemas nuevos, sino que se han ido “perfeccionando” con el tiempo.

¿Cuántas casas más tendrán que estar de luto para que las autoridades adopten mecanismos de defensa para evitar la violencia? ¿Hasta cuándo se darán cuenta que fortalecer la seguridad exige un equilibrio entre las medidas reactivas y proactivas en la agenda de seguridad?  ¿Cuándo se reconocerá que una agenda de seguridad, sin correlación en la agenda de desarrollo, o viceversa, no funcionará? De continuar en este rumbo con la adopción de “soluciones de espejo” que únicamente buscan la movilización electoral, ¿será imposible dar con una solución pacífica a la convivencia en El Salvador?

“Basta para mostrarnos el camino para acusar al monstruo y sus tizones
para apretar de nuevo los gatillos“

-Mario Benedetti

15 Jul 2018
Reciclemos, pero no políticos
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

Reciclemos, pero no políticos

14 Jul 2018
Las consecuencias de nuestras malas decisiones
Colaboradores | Por: Vladimir Velásquez

Las consecuencias de nuestras malas decisiones

10 Jul 2018
La Verdadera Pobreza de El Salvador: ¡La falta de Empatía!
Colaboradores | Por: Alexandra de Sola

La Verdadera Pobreza de El Salvador: ¡La falta de Empatía!

8 Jul 2018
La herencia constitucional de la Sala saliente
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

La herencia constitucional de la Sala saliente