Colaboradores

26 Abr 2013
Colaboradores | Por: Ricardo Velásquez

Con patada al pecho

Pertenezco a la generación “X”. Los que sí nos acordamos de la guerra, crecimos con la violencia como realidad cotidiana y adoptamos desde chiquitos y sin darnos mucha cuenta, un lenguaje particularmente agresivo. Nuestros padres Baby Boomers no nos trataron como niños mimados. Por lo general, improvisaron bastante en nuestra crianza. Nosotros, que estamos más informados, apostamos criando a la nueva generación de chichis, con un arsenal de psicología, pedagogía y literatura de superación aplicada a su formación.

Honestamente, siento que por evitar los errores de nuestros padres, nos fuimos al polo opuesto, criándolos con muchas pinzas. Recuerdo que de niño, expresar cariño entre amigos era cosa incómoda y se nos facilitaba  con la interposición de un apodo o insulto. Así nos criamos, con la ilusión de crecer un día para que nos tuvieran más respeto.

Éramos “los bichos”, con la diferencia que nuestros padres ya eran “señores” desde los 22 años y con solo tener una licenciaturita ya eran “alguien” en la sociedad. No se imaginan la frustración de los jóvenes de 30 en la actualidad. Muchos le hicimos caso a los Baby Boomers. Les tomamos el consejo y los honramos aun sin comprender mucho de sus valores y fobias. Varios de mi generación tenemos profesión, maestría y hasta PHD, pero tuvimos que irnos de El Salvador para intentar vivir por nuestra cuenta en condiciones similares a las de nuestros padres.

Pero no contábamos con un problema demográfico. En los puestos laborales de relevancia, hay 10 personas de 40 a 50 años por cada 1 de 30. Y estos señores tienen una cultura del derecho de piso, en la cual la antigüedad es más premiada que los resultados. Esta sociedad solo nos deja la opción del emprendedurismo para igualar las condiciones de vida en las que crecimos. Pero el porcentaje de éxito de nuevos negocios es sumamente bajo y los prestamos y “business angels” escasean.  La cosa no pinta bien considerando que la generación “Y” viene más amorosa, mejor conectada, informada y segura de sí misma que la nuestra. ¿Qué nos toca hacer?  Utilizar nuestra agresividad para causar el relevo generacional de una vez. Y los primeros territorios que debemos tomarnos son el político y gremial.

En el Facebook de uno de los jovenes abogados mejor formados y más brillantes de mi generación, leí el siguiente reclamo:

 “””Que difícil es el desarrollo de los jovenes en nuestro país. Ayer un empresario me dijo que prefieren la opinión de un abogado mayor a la de un joven. Respeto ese punto pero también conozco muchos colegas jovenes que son capaces y que han estudiado mucho para llegar a ser lo que son. Creo que la capacidad de un profesional no se mide por su edad, se mide por su dedicación y su profesionalismo. Ahora se porque nuestro país no sale del estancamiento que esta. Los jovenes tenemos mucho que dar y hacer por nuestro país y cambiar esa idea errónea. Es tiempo de un relevo generacional para que nuestro país se desarrolle.””” (sic)

 

A ese lamento general y muy váalido, yo le contesté:

 

“Lo ideal es un trabajo en equipo. El viejo experto se beneficia con el entusiasmo, actualización y fortaleza del joven que a su vez se beneficia con la cautela, previsión y olfato del viejo. ¡Yo como quisiera un mentor! Pero si no se alinean, entonces no tenemos otra alternativa que serrucharles el piso por egoístas.”

 

Esta situación es matemática simple. Y en términos electorales, tenemos al candidato Saca, apostándole a endulzarle la cabeza a la juventud menospreciada. Al ex presidente se le olvida que nosotros somos mucho más incrédulos que nuestros padres idealistas. Va necesitar más que una campaña de énfasis en el empleo para entusiasmarnos.  El empleo no se da en los palos o en una fábrica de empleos. No necesitamos que nos ayuden, con solo que no nos estorben.

 

*Colaborador de MedioLleno

14 Oct 2017
Hay cortinas de humo en la política salvadoreña
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Hay cortinas de humo en la política salvadoreña

8 Oct 2017
¡Asegurate!
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

¡Asegurate!

7 Oct 2017
Seamos dueños responsables, no al maltrato animal
Colaboradores | Por: Diana García

Seamos dueños responsables, no al maltrato animal

1 Oct 2017
¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?