Colaboradores

10 Nov 2013
Colaboradores | Por: Mario Hernández Villatoro

Compremos aviones, aunque nuestra gente muera de hambre

No es de extrañar el lento o nulo desarrollo de nuestro país. Las prioridades de las superpotencias mundiales radican en la alimentación, vivienda, educación, salud entre otros.

En último lugar, se encuentra la dotación de herramientas de trabajo para sus estructuras militares, claro, después de agotar las prioridades.

 El Estado ha gastado $8,570,000 en aviones de combate para, –dizque- el desarrollo de la Fuerza Armada del país, según lo ha dicho el Ministro de Defensa. ¿Será para utilizarlos en el despliegue militar cuando emita su informe en la Asamblea Legislativa? No se sabe.

Vale la pena destacar que, en El Salvador aproximadamente el 40 % de la población sufre de pobreza, y de cada 100 niños y niñas, 20 de ellos padecen de desnutrición ¿A ellos para qué les sirve que se fortalezca la fuerza aérea?

En vivienda, ¿Cuántos disfrutamos de la lluvia sin darnos cuenta que muchos no tienen techo para cubrirse de los chubascos?, ¿Cuánto pesar y tristeza les dará a ellos saber que se gasta en cuestiones innecesarias?

Sabemos que en muchos países poco más desarrollados que el nuestro, la educación es prioritaria y, con la educación de nuestros niños y niñas, se está invirtiendo en el desarrollo de nuestro país. La educación de calidad en valores es garantía para asegurarnos que no estaremos tratando con futuros delincuentes, pero ésta parte inicia desde la calidad docente, para que ellos puedan resaltar dentro de sus temas, las normas de convivencia social y la preparación a nuestros niños y niñas para que en un futuro dirijan los designios del país actuando de manera muy distinta que nuestros gobernantes actuales. Lastimosamente, el presupuesto asignado a educación es muy bajo y, aunado a ello, se invierte de forma inadecuada, eso vuelve al sistema educativo completamente deficiente. Según el estudio “Financiamiento de la Educación en El Salvador”, son 166,000 entre niños y niñas que no asisten a la escuela, cuando la educación gratuita es obligación constitucional. ¿Y qué decir de la educación superior?, sigue estando muy deficiente y debajo de lo esperado, ya que pocos privilegiados tenemos acceso a la educación superior, y la mayoría no puede costearse sus estudios, y para colmo, la Universidad estatal deja sin acceso a la educación superior a miles de jóvenes que anhelan seguir estudiando, y lo peor, con las esperanzas y proyectos de vida muertos. Sin duda, se necesita incrementar el presupuesto en educación, lástima que no hay dinero, para aviones si lo hay.

En salud hay tareas pendientes, ya que nuestro sistema de salud pública deja mucho que desear, empezando por el trato al usuario y terminando con el cuento viejo de que no hay medicinas y mejor hay que buscar un servicio privado. No hay dinero para medicinas, no hay dinero para equipo médico hospitalario, no hay dinero para pagar a sus empleados.

Pero, ¿Cómo pueden hacer gastos innecesarios? ¿Cómo es que hay dinero para comprar aviones?, 10 aviones se compraron a Chile por un valor de $8,000,000 aproximadamente más $570,000 en envío para el uso de la fuerza aérea, que, – en mi opinión personal -, con la desaparición de las fuerzas armadas, y con el dinero que se destina para las fuerzas militares, invertido en otro rubro, se pudiera acabar con la pobreza de este país. Sencillamente, su desaparición es una utopía.

Entonces, ¿Por qué no utilizar $8 millones en combatir la pobreza extrema en nuestro país?, ¿Por qué no utilizar $8 millones en garantizarle una vivienda digna a todos los habitantes de El Salvador?, ¿Por qué no utilizar $8 millones en mejorar la infraestructura de nuestras escuelas y mejorar la calidad educativa?, ¿Por qué no utilizar $8 millones en el abastecimiento de medicamentos y equipo médico que garantice en el paciente una atención médica de calidad?, ¿Por qué no invertir $8 millones en necesidades básicas para quienes lo necesitan?

Compremos aviones, aunque nuestra gente muera de hambre.

  • Daniel Flores

    No se vale poner de pretexto la pobreza o la falta de oportunidades para los estudiantes para oponerse a la compra de los aviones por parte de nuestro gobierno.el pobre que nace pobre no es culpa de nadie,y el estudiante que desea superarse no espera que le den limosnas.Los aviones son una herramienta necesaria para la autodefensa del pais. ningun pais (escepto costa Rica),puede sobrevivir sin su propia fuerza armada.

28 May 2017
Estas son las turbas pagadas por los tiranos
Colaboradores | Por: Juan Carlos Rivas

Estas son las turbas pagadas por los tiranos

28 May 2017
Cuando la educación es mercancía
Colaboradores | Por: Ricardo Corado

Cuando la educación es mercancía

27 May 2017
Unidos somos azules
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Unidos somos azules

27 May 2017
Desde El Salvador: carta a Leopoldo López
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Desde El Salvador: carta a Leopoldo López