Colaboradores

19 Sep 2015
Colaboradores | Por: Alexandra Monge

Carta de una salvadoreña a un extranjero

Querido extranjero:

 

Seguramente ya has escuchado de mi país. Déjame contarte: nos identifican alrededor del mundo por nuestras palabras, nuestras pupusas, nuestro carácter, incluso por nuestra costumbre de echarle limón, sal y chile a todo lo que sea comestible. Sin embargo, es probable que no se te hayan venido a la mente algunas de estas cosas al identificar a mí El Salvador. Me imagino que las malas noticias son las únicas que logran tus portadas, pero déjame decirte que somos mucho más que solo costumbres, y muchísimo más que solo malas noticias. A ver, te explico para que entiendas.

 

¡Un salvadoreño “se rebusca”! Con este gran calor que hace, aprovecha para vender botellas de agua en los semáforos. Así que aquí no te preocupes si alguna vez tienes prisa y te hace falta algo, que en el camino te pasan vendiendo desde juguetes y perfumes, hasta cepillos de dientes y papel higiénico. Los salvadoreños tenemos una ética de trabajo impresionante. Las salvadoreñas son las más trabajadoras del mundo; las puedes ver en los mercados vendiendo sus productos y cuidando de sus hijos al mismo tiempo. Eso, sin duda, es algo digno de admirar. Un salvadoreño sabe hacer de todo, aunque no sepa, y te dice que sí con la mayor seguridad del mundo…y después aprende a pura “chiripa”, pero aprende. Si alguna vez te apetece probar algo diferente, los salvadoreños comemos de todo: garrobo, serpiente, conejo, de TODO. ¡Ni la flor nacional se salva pues!

 

Los salvadoreños nos hemos vuelto famosos por muchas cosas, y una de ellas es que nos pueden encontrar en todos lados, y cuando digo en todos lados, es EN TODOS LADOS. Hasta en la China estamos, papito. Siempre vas a conocer a un amigo del amigo del tío del sobrino de tu mejor amigo que conoce a un salvadoreño.

 

Aquí vas a encontrar a la gente más aventada y bondadosa que existe. En las tiendas y mercados te van a tratar de “mi cielo,” “papito lindo,” “mi amor,” y todo lo bonito que te puedas imaginar. Ahora, si esas no son excelentes relaciones públicas, no sé qué podrá ser, pero tanta amabilidad no es porque te conozcan. Ah, pero por favor, les compras algo. Siempre vas a encontrar una mano amiga donde quiera que vayas. Aunque talvez te hayan dicho lo contrario, aquí existimos muchos salvadoreños que ayudamos sin recibir nada a cambio.

 

Mi gente también es increíblemente esforzada y sacrificada. Tenemos niños que decidieron no dejar que el ambiente en el que crecieron limitara sus sueños. Estos ahora son nuestros doctores, maestros, y muchos otros profesionales que impulsan nuestro país. También tenemos niños que son admitidos a las más prestigiosas universidades del mundo, gracias a su esfuerzo y brillantez. La verdad es que no importa de cuál sector o clase social sea, nuestro país siempre tiene algo nuevo que demostrar. Si nos das la oportunidad, te aseguro que en lo que sea te vas a admirar.

 

Querido extranjero, las malas noticias que has de leer sobre nosotros son una gran nube negra que opaca todo lo maravilloso que somos. Sin embargo, el salvadoreño es tan “cachimbón” y tan lleno de sueños y determinación, que siempre logra abrir una ventanita de luz en esa nube negra. Tenemos gente que trabaja en la NASA, gente que en este momento está participando en las investigaciones más grandes para encontrar cura a enfermedades mortales; tenemos escritores, artistas, presentadores, cantantes, deportistas. ¡Ay extranjero, si yo te hablara de todo lo bueno que tiene nuestro país, no acabaría nunca! Mejor dejo que vengas a verlo tú mismo.

 

Pero antes quiero darte este último mensaje: somos más que sólo violencia, más que sólo tristeza; somos más que el miedo. Somos más que todo lo que el resto del mundo piensa que nos detiene, porque el verdadero El Salvador no es el que aparece en noticias internacionales, es la gente que se levanta día a día a tratar de construir un mejor futuro.

 

Una salvadoreña.

 

11 Nov 2018
Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad
Colaboradores | Por: Lourdes Hernández

Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad

11 Nov 2018
¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?

27 Oct 2018
El rostro del mundo del siglo XXI
Colaboradores | Por: John Guzmán

El rostro del mundo del siglo XXI

20 Oct 2018
Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?
Colaboradores | Por: Francisco Monzón

Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?