Colaboradores

13 Ene 2018
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

Bienvenido 2018

2017 hoy te escribo estas letras porque ya estoy preparada para afrontar tu marcha de forma optimista. Porque esta separación es lo mejor para los dos. Aún recuerdo cuando llegaste a mi vida, cómo te recibí con una copa de champán y una sonrisa, pero por dentro estaba temerosa, desconfiaba de ti.

Tengo que reconocer que esa desconfianza inicial dio paso a una complicidad especial. Lo cierto es que hicimos un gran equipo, trabajando juntos para ir cumpliendo pequeños objetivos y algún gran sueño, acelerando el paso en los malos momentos y manteniendo el ritmo cuando nos sentíamos tan felices. Cómo no voy a echarte de menos. Pero sé que debes marcharte y que un Año Nuevo vendrá. Sólo espero conseguir con él esa relación especial que tuve contigo. Y no quiero que te vayas sin saber cuánto te agradezco tu visita, por todo lo que he aprendido contigo.

Porque gracias a ti ahora soy más fuerte, más segura, más decidida. Gracias a ti ahora soy más feliz. Estos últimos años… se está perdiendo mucha esencia social de lo que un día fue nuestro país. Estos días de tanta añoranza, nostalgia y melancolía, creo oportuno pararse y mirar un poco a nuestro alrededor. Y aprovechar para también meditar sobre lo que está pasando en las calles de nuestro país.

¿Dónde quedaron esos días de Navidad en que nos íbamos a la calle con nuestros regalos nuevos en días de reyes? Donde la gente se iba por las calles a cantar villancicos, ¿dónde está la unidad? ¿La urbanidad? ¿La solidaridad? ¿La educación? ¿Dónde está todo lo que un día nos unió como pueblo, ciudad o país?

Ya no están, pero este 2018 puede ser una excepción. Es tiempo de que nos echáramos a las calles, no con armas, no con insultos, no con violencia. Nuestra arma mayor debe ser nuestra palabra, manifestando pacíficamente nuestros ideales, deshacernos de estos políticos que no nos conducirán a ninguna parte; que prometen pero sabemos que nos la darán de nuevo. Sabemos que nunca cambiara nada si nosotros no cogemos las riendas y luchamos por nuestro futuro deseado.

Pese a todo esto, no todo debe ser tan malo; nunca nada está perdido mientras hay vida, si está usted sin trabajo, ¡no se rinda! ¡Luche! Logrará un empleo si se lo propone, ¡nada está perdido! Si tiene una enfermedad ponga todo de su parte, de todo de usted, ¡logrará esa recuperación ansiada! PIENSE QUE NINGÚN PROBLEMA ES LO SUFICIENTEMENTE GRAVE COMO PARA RENDIRSE Y ABANDONAR, ¡LUCHE! ¡LUCHE HASTA EL FINAL!

Amigos, amigas, señores y señoras, jóvenes de mi misma edad sean dueños de sus vidas, luchen por todo lo que deseen en este 2018, no se dejen nunca envenenar la cabeza por falsos ideales, los fanatismos nunca acaban bien.  Estos años han sido duros, muy duros para todos y lo están siendo otra vez.

Mi único deseo es que sean lo más felices posibles, que luchen por sus sueños, que amen, que no odien, que digan no a la violencia porque si queremos de verdad un país hermoso, queremos que todo vaya bien, que se termine la guerra, la hambruna, no lo vamos a solucionar a cañonazos, a balazos y a golpes; sino, tratando pacíficamente estos graves problemas y situaciones sociales.

No porque sea Navidad debe usted hacer la obra, solidario no se es un día, solidario, y caritativo se es todos los días del año porque el corazón lo pide. La Navidad es esa época nostálgica del año que para muchos es un martirio por extrañar a los seres queridos que uno perdió, o no pueden estar a nuestro lado.

A todas las personas a quienes no tienen a su marido cerca porque está de viaje, a los enfermos, a los incapacitados, a los niños pobres, a los desahuciados de sus hogares, a los afligidos y a todos los demás les dedico esta carta. Con todo mi corazón, quiero decirles que de algún modo estoy cerca de ustedes, que les apoyo en la distancia, que no están solos y en mi pensamiento, y corazón están cerca de mí y yo cerca de usted.

Sin más que decir, bienvenido 2018.

15 Jul 2018
Reciclemos, pero no políticos
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

Reciclemos, pero no políticos

14 Jul 2018
Las consecuencias de nuestras malas decisiones
Colaboradores | Por: Vladimir Velásquez

Las consecuencias de nuestras malas decisiones

10 Jul 2018
La Verdadera Pobreza de El Salvador: ¡La falta de Empatía!
Colaboradores | Por: Alexandra de Sola

La Verdadera Pobreza de El Salvador: ¡La falta de Empatía!

8 Jul 2018
La herencia constitucional de la Sala saliente
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

La herencia constitucional de la Sala saliente