Colaboradores

23 Mar 2014
Colaboradores | Por: Leslie Reyes

Autocontrol

En una era donde la tolerancia está en serio peligro de extinción y llevamos una rutina agitada en donde todo tipo de estrés se apodera de nuestros nervios y la paciencia cada vez tiene límites más cortos, parece imposible controlar nuestros impulsos. Hacemos los intentos más descabellados de agresividad hacia las personas o situaciones que no contribuyen en nada a nuestra comodidad. El tráfico, el trabajo, el ruido e incluso nuestra propia familia, en algunas ocasiones, son factores que colaboran con llenarnos de ira incontrolada y muchas veces irracional. Pero por qué no tomar un minuto para hacernos un pequeño examen.

Salimos de la casa temprano y quejándonos en nuestra mente del clima y un poco malhumorados porque nos costó trabajo dejar nuestra cómoda cama y nos encontramos a alguien que nos trata de mala manera. Al segundo nos cae mal. Pasan las horas y ya llegó el tiempo de almorzar. Te volvés a encontrar a alguien que no actúa de la manera que te hubiera gustado. Al instante te cae mal. Digamos que eso te pase unas dos veces más durante el día.

¿Qué pensás al llegar a tu casa? “Fue el peor día. Todos me trataron mal hoy”, podrías pensar. Al analizar todo eso, ¿no creés que si alguien te irrita fácilmente más de dos veces al día, la persona que cae mal sos vos? No fue tan difícil de descifrar verdad.

Las cosas aumentan su valor al pasar del tiempo y entre más raro y escaso sea un producto más se paga por él. Ahora bien, por qué no invertir en vos.  Por qué no te armás de paciencia y tolerancia y veras a corto y a largo plazo cómo serás recompensado en la vida. La mayoría de las veces no verás nada a cambio de las personas a las que les has entregado tus mejores momentos de comprensión y toda tu paciencia. Pero sí caerás en la cuenta cuando venga de quien menos lo esperás; más cuando necesités sentir el apoyo de alguien.

No soy una experta para decir lo que debés hacer, pero voy a compartir un par de cosas que funcionan bastante bien, al menos para mí.

Si invertimos media hora en hacer algo que nos guste y nos llene de armonía con nosotros mismos, vale la pena hacerlo. Escuchar música, dormir, ver televisión, pasar tiempo platicando con alguien en especial, tomar un baño, incluso ver tu programa favorito (recomiendo comedias para reírnos un poquito), rezar, meditar, leer… por más agobiada que esté tu vida, esta media hora te salvará de las garras de la ira y el mal humor.

Lo que nos diferencia de los animales es nuestra capacidad de razonar. Conocé la diferencia entre llevar una vida siendo amable y tolerante y seguir siendo una persona negativa y no tener control de nuestras acciones. 

14 Oct 2017
Hay cortinas de humo en la política salvadoreña
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Hay cortinas de humo en la política salvadoreña

8 Oct 2017
¡Asegurate!
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

¡Asegurate!

7 Oct 2017
Seamos dueños responsables, no al maltrato animal
Colaboradores | Por: Diana García

Seamos dueños responsables, no al maltrato animal

1 Oct 2017
¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?