Colaboradores

13 Ene 2013
Colaboradores | Por: Ernesto García

Antagonismos

Antagonismo, según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, significa: “Contrariedad, rivalidad, oposición sustancial o habitual, especialmente en doctrinas y opiniones”. En nuestro país estamos acostumbrados al antagonismo, parece que no podemos concebir ni siquiera nuestro propio accionar sin tener algo o alguien a quien entregarle el papel de rival u oponente.

 

De todos es conocido el proceso y consecuente acuerdo entre las principales pandillas delincuenciales (MS13 y M Barrio 18) cuyo mayor logro es la disminución de la aniquilación mutua y por lo tanto la baja en el número de homicidios. Los mediadores de la tregua, y los voceros de pandillas dicen que dicho acuerdo se da como muestra de buena voluntad y paso inicial hacia el compromiso con la paz social; a cambio de dicha circunstancia, el gobierno ha cedido a algunas exigencias hechas desde las pandillas para mejorar las condiciones carcelarias de estos (dentro de la legalidad).

 

Las pandillas rivales que han logrado un acuerdo mínimo de no agresión, fueron y siguen siendo antagonistas, esto por su historia y por las características violentas y de odio que estoy seguro todavía tienen cabida entre sus integrantes; del acuerdo mínimo me surge una interrogante, ¿qué otros pactos de naturaleza más amplia pueden surgir entre los mencionados grupos? (Ejemplos: unión de fuerzas, organización nacional, etc.) La pregunta me provoca escalofríos.

 

Hablando siempre de antagonismos, me parece sumamente interesante el ejercicio de extrapolar dichos antagonistas (la MS13 y la M Barrio 18) con los dos principales partidos políticos del país (ARENA y FMLN), por supuesto salvando las obvias diferencias, es decir bajo ninguna circunstancia estoy diciendo que los políticos son delincuentes ni viceversa.

 

En primer lugar, dejemos en claro que el deber de los partidos políticos, sin embargo su supuesto antagonismo ideológico, es lograr acuerdos entre sí para conseguir el beneficio de sus representados; dicha circunstancia en nuestro país podría definirse como utopía.

 

En segundo lugar, no estoy refiriéndome a una obvia extrapolación hacia la pregunta ¿por qué, si los pandilleros que hasta hace poco se mataban pueden ponerse de acuerdo, los partidos mayoritarios no pueden ponerse de acuerdo en beneficio del país? De hecho me estoy refiriendo a otra extrapolación, aún más obvia, hacia la afirmación según la cual ARENA y el FMLN sí pueden y de hecho ya antes se han puesto de acuerdo, aunque que muy  pocas veces en la consecución de acuerdos nacionales que impulsen el desarrollo del país. En cuanto a los intereses de cúpulas partidarias y grupos de poder que financian a los partidos (verdaderos representados de los mismos), como ya he mencionado, vaya que han logrado acuerdos entre sí, el terrible decreto legislativo 743 (que, digan lo que digan, patrocinaron todas las fracciones legislativas, hasta la que no levantó la mano) que amarraba a la Sala de lo Constitucional es solo un botón de muestra de los subterfugios que como acuerdos mínimos logran estos antagonistas.

 

De esta obvia extrapolación me surge una segunda interrogante también obvia: si los partidos mayoritarios han logrado acuerdos mínimos en defensa de sus propios intereses y en detrimento del pueblo, ¿qué otros acuerdos, más amplios, podrían lograr? Máxime ahora que su supuesto antagonismo ideológico se ha estrechado hasta prácticamente la coincidencia de objetivos, entiéndase la explotación y control de medios de producción. Ejemplos de futuros acuerdos podrían ser: bipartidismo, alternancia controlada, partidocracia crónica…

 

*Colaborador de MedioLleno

14 Oct 2017
Hay cortinas de humo en la política salvadoreña
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Hay cortinas de humo en la política salvadoreña

8 Oct 2017
¡Asegurate!
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

¡Asegurate!

7 Oct 2017
Seamos dueños responsables, no al maltrato animal
Colaboradores | Por: Diana García

Seamos dueños responsables, no al maltrato animal

1 Oct 2017
¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?