Colaboradores

24 May 2014
Colaboradores | Por: Rafael Granados

Acuerdos de paz sin presencia de paz

Por: Rafael Granados
Correo: rafaelgranados2012@gmail.com

En enero de este año se conmemoró en nuestro país el vigésimo segundo aniversario de la firma de los acuerdos de Chapultepec. Este suceso tuvo lugar en 1992 y sus principales protagonistas fueron el gobierno de El Salvador, presidido por el partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), y la entonces guerrilla
salvadoreña, representada por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Han pasado ya 22 años desde que se ejecutó dicho acuerdo en el castillo de Chapultepec, en México. En todo este tiempo se han realizado cinco elecciones presidenciales, dando como ganador en tres ocasiones consecutivas a Arena, principal partido de derecha en El Salvador, y en dos, la última ocurrida en marzo de
este año, por el FMLN.

Pero ¿qué logros se han alcanzado después de los acuerdos de paz de 1992? ¿En qué y a quiénes han beneficiado la firma de estos acuerdos? ¿En realidad fueron acuerdos de paz o acuerdos políticos?

En primer lugar, estos acuerdos beneficiaron al gobierno de Estados Unidos, quien venía financiando la guerra en este país. Debido a la fuerza que la guerrilla salvadoreña había alcanzado, la nación del norte propuso el diálogo y así ya no seguir derrochando sus dólares en una guerra que llevaba doce años y que en lugar de debilitar a la guerrilla la hacía más fuerte.

En segundo lugar benefició a Arena, ya que después de dicha firma, este partido tuvo más fuerza y simpatía por parte de la población, ya que miraban en ellos la esperanza de salir de los problemas sociales de la misma manera que lo habían hecho con el problema de la guerra.

El tercer beneficiado con este acuerdo fue precisamente la guerrilla del FMLN, ya que entre uno de los acuerdos estaba el ser tomado en cuenta como partido político. Y así fue. Luego de estampar la firma quedó establecido y apto para poder participar en las elecciones de alcaldes, diputados y presidente. Es así es como se convierte en el único partido político establecido oficialmente sin contar con las cinco mil firmas que la ley electoral exige para conformar un nuevo partido.

Pero insisto, han pasado 22 años y aún falta mucho por hacer. Ahora entendemos que los acuerdos de paz no eran la solución de todo como se pensaba en ese momento. ¿Se ha avanzado? Sí, pero se puede avanzar todavía más, siempre y cuando los partidos políticos no vean solo sus propios intereses, sino que se
enfoquen en los problemas sociales del país, ya que esos problemas fueron precisamente los que iniciaron la guerra.

Estos acuerdos terminaron con el conflicto armado, pero han hecho que surjan nuevos conflictos como la violencia, las pandillas, la pobreza y un alto número de desempleo, que se ve reflejado en un sinfín de consecuencias que agobian a nuestra sociedad, por ejemplo, la cantidad de salvadoreños que emigran en busca de una mejor vida, entre otros.

El reto más grande que los futuros gobiernos de El Salvador, sean de derecha, centro o izquierda, tienen por delante es terminar con la exclusión social. Una exclusión que por mucho tiempo le ha hecho tanto daño a este pequeño país y que se ve reflejado en tanta violencia. Nuestro país necesita un acuerdo social, no solo
con otros partidos sino con la población en general, y así poder construir un país de esperanza, justicia e igualdad.

13 Ago 2017
No le creo al “mesías falso”
Colaboradores | Por: Mario Recinos

No le creo al “mesías falso”

13 Ago 2017
Los de “la legislativa” necesitan un curul VIP
Colaboradores | Por: Karen Rivas

Los de “la legislativa” necesitan un curul VIP

12 Ago 2017
La humanidad se está volviendo cada vez más ingenua
Colaboradores | Por: Stanley Arévalo

La humanidad se está volviendo cada vez más ingenua

12 Ago 2017
La humanidad se está volviendo cada vez más ingenua
Colaboradores | Por: Stanley Arévalo

La humanidad se está volviendo cada vez más ingenua