Colaboradores

11 May 2014
Colaboradores | Por: Abner Alvarenga

Activismo, ¡hazlo por El Salvador!

Los jóvenes debemos de ser activistas de la esperanza, de paz, seguridad, educación, salud y una mayor calidad de vida para todos los salvadoreños.

Se define como joven a aquella persona cuya edad oscila entre los 15 y 29 años. En El Salvador representan aproximadamente el 54 por ciento de la población total y, pese a ello, su participación e interés en política es poco. En 2013, un estudio reveló que solamente dos de cada diez jóvenes salvadoreños tienen interés en la política. Los anteriores son datos preocupantes, ya que la juventud es la mayoría de los habitantes del país.

El pasado 9 de marzo, El Salvador eligió un presidente que representa un futuro incierto para miles de salvadoreños. En ese sentido, los jóvenes debemos ser los activistas no de un partido político en específico, o de una persona; debemos ser activistas de nuestro propio país, de aquellos que aún tienen esperanza y creen que sí es posible tener el país que todos queremos y merecemos, sin importar creencias, raza, color, clase social o ideología política. Los jóvenes somos el único motor del verdadero cambio; y hablo no del cambio que promete un gobierno o un político sino que de uno que solo la fuerza de una sociedad justa, crítica y no manipulable lo hará posible. Sabemos que es un trabajo duro y que hay muchos obstáculos por vencer en el camino, pero debemos recordar que el esfuerzo vale la pena cuando se tiene claro el objetivo.

El Salvador no merece políticos corruptos que impongan sus leyes o que nos repriman, ni que defiendan sus intereses o los de su partido político; o que se enriquezcan a costa del pueblo. Los salvadoreños no merecemos ser callados por un presidente que no escucha ni razona. No merecemos que la prensa sea amordazada, ni que los niños sean adoctrinados en las escuelas hacia cierta ideología. Tampoco merecemos que los criminales tengan más credibilidad que las personas honradas y trabajadoras.

Todos los jóvenes debemos ser activistas de la lucha por la separación e independencia de poderes y por una reforma política que permita ver a El Salvador como un país atractivo para los inversionistas y sobre todo estable. Debemos ser activistas de la lucha por políticas de educación a largo plazo, con un objetivo final de aumentar la calidad educativa; activistas por la lucha contra la inseguridad social, para que también los programas sociales beneficien a los menos afortunados. Pero que sean transitorios para no permitir que la gente dependa de ellos, sino que habiliten a los beneficiados para que se puedan valer por sí mismos.

Es por ello que todos los jóvenes salvadoreños tenemos que involucrarnos y formar parte de la política, para llevar a cabo los verdaderos cambios estructurales que nuestro país requiere. El Salvador no puede perder más tiempo. A los jóvenes nos corresponde ser actores críticos y propositivos; exigir una sociedad más democrática y trabajar juntos para construirla. Debemos mantener viva la luz de la esperanza sin importar quién nos esté gobernando o quién sea la oposición. Los jóvenes sabemos que somos capaces de lograr la transformación del país.

Debemos de ser activistas de la esperanza, de paz, seguridad, educación, salud y una mayor calidad de vida para todos los salvadoreños. Es momento de que los jóvenes seamos protagonistas de una nueva clase política. Es momento de dejar atrás divisiones y enfrentamientos y trabajar todos juntos por una renovación política o de partidos políticos, cualquiera que sea su ideología, con rostros jóvenes llenos de la energía que nos caracteriza. No lo hagamos por lo que cada uno piensa y sienta, o porque el partido que preferimos está o no en el poder. ¡Hagámoslo por El Salvador!

19 Mar 2017
¿Estamos viviendo o sobreviviendo?
Colaboradores | Por: Karen Rivas

¿Estamos viviendo o sobreviviendo?

19 Mar 2017
Un recordatorio social desde Guatemala
Colaboradores | Por: Diana Chavéz

Un recordatorio social desde Guatemala

18 Mar 2017
¿A quién le interesa que los niños tengan valores?
Colaboradores | Por: Nahúm Cruz

¿A quién le interesa que los niños tengan valores?

18 Mar 2017
Andamos descalzos, pero no nos dejamos patear los pies
Colaboradores | Por: Georgina Martínez

Andamos descalzos, pero no nos dejamos patear los pies