Colaboradores

29 Abr 2017
Colaboradores | Por: Benjamin Marcía

¿Acaso nadie te quiere El Salvador?

 

En Túnez, Mohamed Bouazizi era un vendedor de frutas al cual la policía extorsionaba. Al poner la queja ante el director de la policía fue humillado; cansado de la injusticia, Mohamed se prendió fuego mientras gritaba en la plaza del ayuntamiento de su pueblo: “¿Cómo esperan que me gane la vida?”. La inmolación de este joven fue el catalizador para encender la indignación de una nación azotada por la pobreza, el desempleo y la tiranía del régimen del dictador Zine El Abidine Ben Ali.

Mohamed Bouazizi murió el 4 de enero de 2011, pero no sin antes haber encendido, no sólo su cuerpo, sino a una nación entera; miles de personas fueron a su entierro y  exigieron la renuncia del dictador Ben Ali y de su régimen. El 14 de enero de 2011, después de 23 años en el poder, Zine El Abidine Ben Ali renunció a la presidencia y huyó de su país. La muerte de un joven desencadenó una revolución, que trascendió fronteras e hizo nacer la Primavera Árabe.

En el país hemos tenido ejemplos de sobra para indignarnos y producir un cambio en nuestra nación, pero la terrorífica realidad es que nada nos importa, nada nos indigna y si lo hace, el efecto no dura más de una semana. No amamos nuestra gente, no amamos nuestra tierra. Criticamos a nuestros políticos y, en realidad, no somos mejor que ellos. Cada quien procura su bienestar porque, a fin de cuentas, no hay patriotismo.

Tenemos luchas tontas. Salimos a las calles con las banderas de los partidos, en lugar de salir con la azul y blanco de nuestro país. Nos enfrentamos al de la colonia contraria, al del equipo de fútbol contrario o al del partido político opositor. No hemos identificado al verdadero enemigo, la pobreza, la ignorancia, la corrupción y el despilfarro.

¡Ay El Salvador! Con dolor te digo que nadie te quiere.

No te quiere la derecha política, ¡¿cómo te va querer si tú sólo eres su oficina de trabajo?! Su casa es Miami o Europa ¡¿cómo te va querer si nunca han pasado la lluvia bajo las casas de cartón?! Te da placebos para calmar la metástasis social que adoleces.  ¡No! La derecha no te quiere. Aunque quisiera, no puede. Nunca estuvo aquí abajo contigo. La derecha estudió en cátedras de cristal, no en butacas rompe pantalones. La derecha siempre viajó en el carro que le regaló su papá; no esperes que sepa lo que es ir con miedo en un  microbús.

¡Y la izquierda! Si la derecha no te quiere, la izquierda te odia El Salvador. No le puedes pedir a la derecha que te entienda ¡pero la izquierda! La izquierda caminó tus caminos, comió tu maíz; la izquierda se limpió con tus hojas a la vera de un rio. Le prestaste tus cerros y quebradas para que se escondiera; le diste tu agua para que se saciara, le alegraste con tu luna y la izquierda te dijo que lucharía por ti, que te haría más bello y que no te olvidaría, pero ¡oh injusticia! La izquierda te olvidó. Ahora, su casa está al lado de la derecha, nunca volvió a visitar el rancho y ahora come en el restaurante, que también come la derecha.

Pero, triste El Salvador hay alguien más que no te quiere.

No te quiere tu pueblo. Ensucian tus calles, no les pesa lanzar basura, lo hacen con descaro y frialdad. Cortan tus árboles, ensucian tus ríos y manchan tus paredes. Se les olvida que te duele. Y lo que es peor aún, te obligan a beber la sangre de tus propios hijos, matan a sus propios hermanos sin razón alguna. Los asesinos de niños, los violadores de indefensas, los saqueadores no son extranjeros, son tus propios hijos, hermanos salvadoreños destruyéndose entre sí. Tu pueblo aprendió a reunirse bajo una bandera roja, verde o tricolor, pero nunca aprendió a unirse bajo la hermosa bandera que les diste.

Ojalá se levante una generación despojada de egoísmos y motivada por una visión de país. Ojalá no se necesiten más muertos, más quemados, más destruidos. A Túnez le bastó un hombre para apasionarse por una causa social ¿qué necesitas tú El Salvador?

11 Nov 2018
Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad
Colaboradores | Por: Lourdes Hernández

Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad

11 Nov 2018
¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?

27 Oct 2018
El rostro del mundo del siglo XXI
Colaboradores | Por: John Guzmán

El rostro del mundo del siglo XXI

20 Oct 2018
Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?
Colaboradores | Por: Francisco Monzón

Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?