Colaboradores

8 Feb 2014
Colaboradores | Por: Andy Failer

Abstención indómita

Siempre habrá más abstención si el sistema político no empieza a dar señales de mayor adaptación a las necesidades del pueblo salvadoreño.

Después del evento electoral de este pasado 2 de febrero, muchos analistas políticos, presentadores de noticias y periodistas han dicho que estas elecciones han tenido muy poca participación electoral, lo que deja claro que hay una abstención de emitir el sufragio. Con ánimo de mejorar e intención de motivación, sería bueno llevar a flote un verdadero debate y ampliar el criterio de los indecisos, claro que debe ser un debate de mayor profundidad.

La abstención electoral es un grave síntoma, pero ojo, no es el mal. El abstenerse expresa de una forma muy clara el poco interés de votar, y la poca credibilidad hacia la democracia, esto es así, aquí y en muchos otros países. Buscar un remedio que conlleve reformar las estrategias partidarias, sin entender el factor que lo genera, puede ser una buena intención, pero puede llegar a ser poco eficiente y en el peor de los casos puede resultar ser solo una distracción.

El malestar hacia la democracia y el poco ánimo a votar, se genera principalmente por la falta de confianza que padecen en su gran mayoría los partidos políticos y muchas instituciones gubernamentales. Si la democracia es obstruida por una desconfianza sistemática y generalizada ante el elector, se llega a convertir en un grave obstáculo para el buen funcionamiento del estado y la sociedad.

La pérdida de confianza nace directamente de los comportamientos inadecuados, que en su mayoría son producto de los principales actores políticos. Pero… ¿Cómo se podría recuperar la confianza perdida? No soy un experto en política, pero desde una perspectiva ciudadana podría decir que la toma de decisiones debería ser menos exclusiva y acercarse más a la población, eliminar barreras y obstáculos; claro que antes se deben establecer medidas concretas que permitan hacerlo. 

El recuperar la confianza no se logrará de un solo golpe, no depende de la consulta electoral, ni de cambios de gobierno. Es una acción social constante, donde deben participar todas las instituciones públicas que se mueven en el ámbito político, las que son parte del estado, los partidos políticos y los medios de comunicación. Todas estas instituciones ejercen responsabilidades políticas en el sentido sustancial de la palabra.

Es importante agregar que hay que entender las nuevas manifestaciones que se ven en las redes sociales, que definitivamente no pasan desapercibidas. Son otras maneras de expresión pública, originarias de esta nueva era digital. No están a salvo de malas intenciones que pueden afectar a los principios del sistema democrático; pero a mi criterio, son un componente democrático del que no se puede ni debe prescindir.

La atención de los medios de comunicación y de la opinión pública por la abstención electoral desaparecerá muy pronto. Hasta la próxima visita a las urnas. Pero es fundamental comprender que no se incrementará la participación electoral si el sistema político no empieza a dar señales de mayor adaptación a las necesidades del pueblo salvadoreño.

*Colaborador de MedioLleno

19 Mar 2017
¿Estamos viviendo o sobreviviendo?
Colaboradores | Por: Karen Rivas

¿Estamos viviendo o sobreviviendo?

19 Mar 2017
Un recordatorio social desde Guatemala
Colaboradores | Por: Diana Chavéz

Un recordatorio social desde Guatemala

18 Mar 2017
¿A quién le interesa que los niños tengan valores?
Colaboradores | Por: Nahúm Cruz

¿A quién le interesa que los niños tengan valores?

18 Mar 2017
Andamos descalzos, pero no nos dejamos patear los pies
Colaboradores | Por: Georgina Martínez

Andamos descalzos, pero no nos dejamos patear los pies