Colaboradores

2 Feb 2013
Colaboradores | Por: Liliana Finisterra

¿A cuántos grados centígrados del final?

Es indudable que la mano del ser humano es la principal causante del deterioro ambiental al que se ha visto expuesto el planeta azul, pero ¿será el hombre capaz de soportar y sobrevivir en éste, siendo víctima de su propio invento?

 

Uno de los más recientes y alarmantes casos  fue dado a conocer por la organización ecologista WWF donde se indica que el cambio climático hace estragos en la costa pacífica de Canadá donde cada año disminuye el oxígeno, lo que hace que especies como el salmón, la sardina, calamares y bacalao migren hacia el norte o se encuentre en aguas de la Columbia Británica, en pro de un mejor ambiente para vivir.

 

Por otra parte, el agujero de la capa de ozono que inicialmente era un pequeño círculo y que con los contaminantes químicos que a diario se utilizan de las diferentes maneras y usos, ha llegado a triplicar su tamaño, y también nos pasa cuenta de cobro. Hace poco se conoció el hallazgo de peces con manchas oscuras identificadas como tumores cancerosos. Según la información difundida por un grupo de investigadores, el cáncer de piel en tres especies de trucha se debe a la alta radiación solar a la que están expuestas, pues se encuentran debajo del agujero.

 

Pero la inclemencia del cambio climático también afecta directamente a los seres humanos y de manera preocupante, aunque a veces nos hagamos los de la vista gorda. En países como Colombia, el verano azota las diferentes regiones, presentándose en cerca de 8 departamentos, principalmente incendios forestales, algunos provocados por manos inescrupulosas que terminan acabando con el ecosistema que en nuestra realidad puede ser nuestro único salvador.

 

Los expertos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) y la Oficina Meteorológica del Reino Unido, aseguran, sin embargo, que sólo hemos vivido una pequeña parte de los efectos devastadores del cambio climático y que lo peor está por venir.

 

Y si se mira el último siglo, este fenómeno climático afecta hasta la más minúscula partícula. Por ejemplo, las hojas algunas especies de plantas, generalmente árboles, se han encogido como consecuencia de este cambio y según una alteración que, según el científico Greg Guerin, podría tener “consecuencias medioambientales más profundas”.

 

Además de la alta reproducción de cianobacterias que son altamente nocivas para la salud humana y que se reproducen en agua caliente, contribuyendo así, las altas temperaturas  a su rápido crecimiento. “Estas toxinas pueden afectar al hígado y otros órganos, el sistema nervioso,  a los ojos y mucosas, además de producir dermatitis y alergias”, explica Francisca F. del Campo, investigadora en la Universidad Autónoma de Madrid.

 

No se puede retroceder en el tiempo y remediar los daños ya causados de manera ambiental a la humanidad, pero aún hay tiempo de contrarrestar los efectos más graves y nocivos que pueden llegar, mientras los seres humanos en el afán de inmortalizar ideas, mejorar condiciones de trabajo, estamos en una carrera sin fin hacia el abismo de la autodestrucción.

 

*Colaboradora de MedioLleno

  • carlos97221

    Que buen artículo Gabriel.
    El detalle importante está en la interpretación de la Praxis. Hasta que grado de participación pueden llegar los sacerdotes? El Vaticano estableció reglas para éstos: SIEMPRE defender a los pobres y a los más débiles, pero NO involucrarse directamente en actividades político-electorales.
    Tenemos 2 ejemplos claros de Praxis diferentes:
    – Oscar Romero, salvadoreño, defendió incondicionalmente los intereses de los más pobres, sin involucrarse directamente en el Gobierno, aunque algunas veces sus discursos iban directamente dirigidos a las autoridades, que, por cierto, habían establecido una dictadura militar – y después del Golpe de Estado del 79, una Junta de Gobierno de facto, sin elecciones democráticas.
    Su Praxis se mantuvo alejada de la participación política, lo que le valió el respeto del Vaticano (Juan Pablo II se limitó a recomendarle “respetar al Gobierno” en su lucha a favor de los más débiles). En su primera visita a El Salvador en 1983, el antiguo Papa visitó la tumba de Romero, algo que estaba fuera de agenda y fue prueba del reconocimiento que hacía el Vaticano de la Praxis de sacerdotes como él.

    – Ernesto Cardenal, nicaragüense, fue nombrado ministro de Cultura del Gobierno del FSLN, resultado del Golpe de Estado anti-democrático de 1979. Dicho nombramiento era contrario a las instrucciones de la Jerarquía católica de la época. Su participación directa en los asuntos políticos le valió una firme amonestación de parte de Juan Pablo II, frente a las cámaras de televisión, durante su visita a Nicaragua en 1983. Este tipo de Praxis es la que el Vaticano desaprueba y desaprobará siempre. Los sacerdotes no son revolucionarios, su misión es de orden espiritual y no tienen porqué envolucrarse en política, y mucho menos en revoluciones antidemocráticas.

    Saludos.

  • GSantos

    Así como tu dices, la teología de la liberación está llena de prejuicios, pero esto sucede precisamente por querer encasillarla en posturas de derecha o izquierda. La teología de la liberación nace de la reflexión del Evangelio de Jesucristo que lleva a aparejada su expresión de amor y su preferencia por los más desfavorecidos. Esta opción de Jesús conlleva que los cristianos se hagan la pregunta de ¿qué estamos haciendo frente a una realidad tan opresora y excluyente? Y es a partir de ahí que nace el deseo ferviente de cambiar el entorno tomando parte en la acción del pueblo oprimido. Por ello, si bien es cierto hay aspectos coincidentes con el marxismo, no es desde ahí que la teología de la liberación obtiene su inspiración, sino de la esencia de la vida de Jesús, plasmada en los evangelios. Es la actitud humanizadora de Jesús, su deseo de instaurar su reino desde la tierra, la revelación frente a las autoridades de su tiempo y consecuentemente su “opción preferencial por los pobres” lo que hace abrir los ojos y ver que no es posible llamarnos cristianos si no actuamos en correspondencia con con el estilo de vida de Jesús.
    Si optar preferencialmente con los pobres implica vivir con el sufrimiento día a día con ellos o involucarse de lleno a la política serán acciones cuya media no es cuál es más afín al marxismo, sino cuál se apega más al evangelio de Cristo.
    Te invito a leer (o escuchar) “Un tal Jesús”, para darte un mejor panorama sobre ello.

  • GSantos

    Así como tu dices, la teología de la liberación está llena de prejuicios, pero esto sucede precisamente por querer encasillarla en posturas de derecha o izquierda. La teología de la liberación nace de la reflexión del Evangelio de Jesucristo que lleva aparejada su expresión de amor y su preferencia por los más desfavorecidos. Esta opción de Jesús conlleva que los cristianos se hagan la pregunta de ¿qué estamos haciendo frente a una realidad tan opresora y excluyente? Y es a partir de ahí que nace el deseo ferviente de cambiar el entorno tomando parte en la acción del pueblo oprimido. Por ello, si bien es cierto hay aspectos coincidentes con el marxismo, no es desde ahí que la teología de la liberación obtiene su inspiración, sino de la esencia de la vida de Jesús, plasmada en los evangelios. Es la actitud humanizadora de Jesús, su deseo de instaurar su reino desde la tierra, la revelación frente a las autoridades de su tiempo y consecuentemente su “opción preferencial por los pobres” lo que hace abrir los ojos y ver que no es posible llamarnos cristianos si no actuamos en correspondencia con con el estilo de vida de Jesús.
    Si optar preferencialmente con los pobres implica vivir con el sufrimiento día a día con ellos o involucarse de lleno a la política serán acciones cuya medida no es cuál es más afín al marxismo, sino cuál se apega más al evangelio de Cristo.
    Te invito a leer (o escuchar) “Un tal Jesús”, para darte un mejor panorama sobre ello.

23 Jul 2017
¿Son coherentes nuestros políticos?
Colaboradores | Por: Mario Recinos

¿Son coherentes nuestros políticos?

22 Jul 2017
La revolución que se vendió
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La revolución que se vendió

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar