Colaboradores

17 Oct 2015
Colaboradores | Por: Jaime Peraza

26 años de nada

El Salvador vive momentos difíciles en cuanto a la inseguridad, sumándole a este los graves problemas en educación, salud, empleo, manejo de fondos públicos, entre otros, anexémosle las malas políticas públicas que gobierno anteriores de derecha y ahora de izquierda implementan, según ellos para mejorar el rumbo del país, y lo único que consiguen es el hundimiento definitivo de las posibilidades de ser un país desarrollado.

No obstante, los únicos que resienten todas esas malas decisiones y políticas es el pueblo salvadoreño. La polarización entre los partidos mayoritarios que mantienen en un estancamiento al desarrollo de nuestro pueblo, y la falta de voluntad de nuestros legisladores para llegar a un acuerdo de nación, parecería ser que somos una nación en retroceso constante.

Permítanme expresar seis puntos que son preocupantes y que todos los gobiernos han tenido y tienen en común desde la firma de los acuerdos de paz, que no nos permiten visualizar un mejor futuro y oportunidades para todos:

  1. Corrupción

Muchos exfuncionarios, analistas nacionales e internacionales y pueblo salvadoreño advierten sobre la corrupción y los malos manejos que han caracterizado a la administración pública en el país. Son muchos los casos de corrupción que han quedado en el olvido sin ningún tipo de explicación y que siguen decepcionando a toda una nación. La corrupción y los malos manejos son recurrentes en la política salvadoreña. Algunas de las reformas de los gobiernos de izquierda y derecha están generando molestias graves en pueblo. El tráfico de drogas, pandillas con su violencia y crimen relacionado, permanece como un hecho desafiante para futuros gobiernos.

  1. El poder concentrado en pocas manos

El antecedente político y empresarial de algunos expresidentes, como parte de los grupos de élite, nos permiten tener un panorama de qué tipo de personas gobiernan el país. Vemos una clara línea de un sistema capitalista y sabemos muy bien quiénes son los grupos que manejan las riendas de este país y hacen a su antojo lo que quieren, dejando en zozobra al pueblo salvadoreño quienes son la fuerza productiva del país.

  1. Los políticos y sus pasados

Las acusaciones que pesan en los hombros de muchos políticos van desde fraudes, corrupción, violación a los derechos humanos, tráfico de influencias, favores entre otros, a lo largo de la historia reciente del país, Sánchez Cerén es miembro del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), instituto político que ya lleva seis años en el poder con muy pocos cambios que no han ayudado sustancialmente a El Salvador.

  1. Políticos superficiales

La mayoría de políticos salvadoreños es de muy mala reputación. Todos tienen la cola pateada, aunque quizá hay unos cuantos que traten de hacer las cosas bien y como se debe, pero la realidad del país les importa poco. No tratan de buscar soluciones reales con un verdadero compromiso y vocación de servicio

  1. Reformas educativas sin cambios

Las reformas a la Ley de Educación no han sido variantes, siguen siendo las mismas de siempre, basta con mirar los pobres resultados que al final de todos los años obtienen los estudiantes en la Prueba de Aprendizaje y Aptitudes para Egresados de Educación Media (PAES), que preocupa, ya que no nos garantiza en lo absoluto ningún desarrollo como país. Lo único que nos garantiza es retroceso y tener líderes poco preparados para gobernar El Salvador.

  1. Violencia y crimen organizado

La población considera que la violencia es un obstáculo para el auge económico de El Salvador, al cual el actual gobierno ha quitado énfasis. Incluso, otros países no tienen a criminales sicópatas como los que abundan hoy en nuestro país y amenazan con coartar su potencial. Sánchez Ceren prometió hacerle frente a la violencia, pero una vez en el poder pareció quitarle énfasis a la guerra contra las pandillas y el crimen organizado.

El llamado es para todas las fuerzas vivas del país, empresarios, políticos, población civil, cuerpos de seguridad y judicial. Dejemos ya de tantas falacias y excusas; dejemos de hacer tantos estudios técnicos-científicos, reuniones sin resultados, para definir una política o buscar soluciones a los graves problemas que este pequeño país tiene. El Salvador necesita acción propuestas reales, y que se ejecuten, que lleven verdadero bienestar, paz, seguridad, educación a las familias salvadoreñas.

14 Oct 2018
Con cariño
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

Con cariño

14 Oct 2018
El positivismo barato y la gente tóxica
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

El positivismo barato y la gente tóxica

13 Oct 2018
Los criminales de la nueva era
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

Los criminales de la nueva era

23 Sep 2018
Migración ilegal a Estados Unidos
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

Migración ilegal a Estados Unidos