Ayudando

6 Ago 2014
Ayudando | Por: Gabriela Bolaños Pacas

Pavimentar es caro, pero ¿cuánto cuesta una calle de tierra?

Con una calle pavimentada, o de cemento, o de adoquín, podemos hablar de estudiantes que van a la escuela en bicicleta, y podemos esperar que algún día llegue transporte público que los lleve a su trabajo.

Quien se ha tomado el tiempo de viajar a comunidades retiradas del país sabe lo que es seguir una calle de tierra, llegar a un punto en el que parece que ya no hay vida, seguir adelante y encontrar un pueblo o caserío que parece estar totalmente aislado. Estas comunidades por lo general son muy pobres y tienen distintos problemas, entre ellos: baja escolaridad o analfabetismo, delincuencia, desempleo, embarazos prematuros, y más.

Pavimentar una calle es caro… pero ¿cuánto cuesta una calle de tierra?

Las primero que puede venir a nuestra mente es “¿Cuánto les tocará caminar?” o “¿Qué hacen si tienen una emergencia?” Si pensamos en las alternativas reales que tienen las personas en esta situación, lo más probable es que tengan que caminar un par de horas para llegar a lugares más poblados. Probablemente no llegue ningún transporte público, y si existe una persona con un camión, entonces “Se hacen viajes… bien caros”. Una alternativa atractiva sería ahorrar para comprar una bicicleta, pero si la calle es una pendiente empedrada, el viaje en bicicleta se complica. ¿Y entonces?

Es evidente que la falta de conectividad es una dificultad que complica el día a día de muchos salvadoreños. Los obstáculos que representa la falta de cercanía con las cabeceras municipales u otros municipios no son solo bastantes, sino que pueden ser razón de la ineficiencia de muchos programas de gobierno e incluso esfuerzos de organizaciones no gubernamentales. No digo que sean esfuerzos inútiles, pero muchas veces los frutos no son proporcionales.

Una calle de tierra le pasa la factura a los emprendedores. Hay programas de origen público y privado que brindan capacitaciones, tal vez algunos recursos monetarios o materiales, quizás hasta motivación para emprender. Hay personas con capacidad, ganas, y una buena idea de negocio que quisieran poner en marcha, pero ¿qué pasa si en su comunidad solo hay 300 personas? ¿Qué se puede lograr en un mercado tan pequeño? Y si consideran vender en la cabecera, se les presentan las alternativas mencionadas: caminar, transporte caro, o bicicleta con llanta pacha.

El costo de salir a trabajar todos los días es muy alto, y mucho más costoso es pagar por hospedaje en otra comunidad urbana. De ahí que muchas mujeres son empleadas domésticas, causa de la desintegración de miles de familias, y los hombres no ven más allá de cosechar la tierra que tienen cerca.

Una calle de tierra también le pasa la factura a la educación. En varios de estos lugares los centros escolares solo llegan hasta sexto grado. Se han realizado innumerables estudios sobre los motivos de la deserción escolar, y a pesar de que es un fenómeno complejo en el que intervienen muchos factores, creo que una de las razones por las que el promedio de escolaridad del país no alcanza el séptimo grado, es que a cientos de niños el séptimo grado les queda a una hora o más caminando.  

En los últimos años hemos visto en la capital distintas carreteras reparadas y construidas. Sin duda son necesarias y no es mi intención sugerir lo contrario, pero ojalá viéramos el mismo empeño de parte del gobierno y las municipalidades por conectar a estos lugares desconectados. En toda comunidad hay talento, deseos de superación, ideas, potencial de productividad, y por supuesto, necesidades. El primer paso, antes de invertir en capacitaciones, desarrollar programas para micro empresarios, o querer generar un cambio significativo en los habitantes de comunidades retiradas, es que ya no sean retiradas, y que sus habitantes puedan integrarse al mercado laboral y de bienes del país.

Con una calle pavimentada, o de cemento, o de adoquín, podemos hablar de estudiantes que van a la escuela en bicicleta, y podemos esperar que algún día llegue transporte público que los lleve a su trabajo. Podemos hablar de mayor escolaridad, mejores oportunidades de empleo, y camiones de “Se hacen viajes… a precios competitivos”.

Definitivamente se estaría hablando de una inversión millonaria aunque se haga poco a poco, pero también son millonarios algunos esfuerzos que no están teniendo suficientes resultados, y el peso sobre la familia salvadoreña que no los está aprovechando al máximo.

17 Ene 2017
Más de 96 municipios beneficiados con esta fundación
Ayudando | Por: Redacción

Más de 96 municipios beneficiados con esta fundación

10 Ene 2017
Más de 40 años preocupados por dar techo a los salvadoreños
Ayudando | Por: Redacción

Más de 40 años preocupados por dar techo a los salvadoreños

3 Ene 2017
Estos bebés necesitan tu ayuda ¡dona yá!
Ayudando | Por: Redacción

Estos bebés necesitan tu ayuda ¡dona yá!

20 Dic 2016
Casi 15 años forjando el carácter para una sociedad más humana
Ayudando | Por: Redacción

Casi 15 años forjando el carácter para una sociedad más humana