Ayudando

15 Mar 2016
Ayudando | Por: Sara Jiménez

Jóvenes voluntarios protegen la vida silvestre

Respeto, compromiso, excelencia, integridad y armonía, son algunos de los valores más presentes en el programa de voluntariado de FUNZEL que contribuye a la conservación de la fauna silvestre principalmente con tortugas marinas que habitan en El Salvador.

FUNZEL posee una amplia experiencia en el tema de conservación de fauna, que incluye una vocación de conservación de especies y además con un aporte que involucra a la medicina veterinaria como un aprendizaje más de la biología de la conservación, por lo que los jóvenes voluntarios son partícipes de todas estas prácticas.

Es un esfuerzo brindado por 18 jóvenes, que han ido desarrollando sus habilidades y destrezas ambientalistas, que por motivos académicos llegaron ahí, pero a partir de convivir y profundizar en la protección y concientización de la vida silvestre, han descubierto el impacto, tanto emocional como profesional, que este tipo de programas puede causar.

Yanet Mejía, coordinadora del programa de voluntariado, quien está presente hace tres años, aseguró que en el país no está fundamentada la idea de la importancia y significado de un voluntariado, y que además hace falta conocimiento sobre cuáles son las visiones, objetivos o los programas y llegar a adueñarse de las diferentes actividades que se hacen para la protección de la fauna.

Con respecto a la convocatoria de los voluntarios, Mejía, como la reguladora de este proyecto, afirmó que mantiene la idea de que, entre más grande es el grupo, es más complejo, porque en algunas actividades no se puede contar con la presencia de todos, ya que es un compromiso y responsabilidad.

2

Sin embargo, a pesar de la diversidad de actividades presentes, dentro del trabajo se mantiene un ambiente de constante aprendizaje, en el que para Mejía el reto ha sido que los jóvenes se empoderen de la fundación, se sientan parte; “me di cuenta que se necesita trabajo y mente más joven, es por esto que el trabajo de estos jóvenes ha sido eficiente y yo me siento orgullosa de ellos”, confirmó Mejía.

Gracias a la dedicación brindada en este programa de voluntariado, los logros ya se hicieron presente y para Mejía, la mayor satisfacción como coordinadora es mantener un grupo bien sólido, que se ha adquirido incentivándolos para que el trabajo sea más óptimo y constante, “que en dos meses hayan aprendido lo que un biólogo ha aprendido en cinco años; y sobretodo, lo más grande es verles ese entusiasmo e interés por este trabajo y que reflejen compromiso con lo que hacen”, agregó.

3

Cada miembro llegó con diferentes objetivos, pero con el transcurso de las diferentes vivencias sus perspectivas han sido manipuladas por lo que cada uno ha experimentado, gracias al significado que la protección silvestre les ha transmitido.

“A mí me llamó la atención el trabajo que FUNZEL realiza y quise ver cómo ellos se desenvuelven para promover la concientización en la gente, ya que tenemos una cultura bien perdida sobre la conservación silvestre”, confirmó Irvin Rivera, voluntario.

Como parte fundamental de este proyecto, los jóvenes han ido desarrollando competencias y habilidades que los han identificado como un grupo que brinda condiciones para un desarrollo local, no solo dentro de la fundación, sino para los públicos externos.

“Yo vi en FUNZEL una opción para crecer como persona y como profesional, ya que todo esto no te lo enseñan en la educación tradicional”, confirmó Javier Alfaro, voluntario; además, añadió que son pocas las organizaciones aquí en el país que están comprometidas en el ámbito silvestre y que toman en cuenta el trabajo de los jóvenes.

 

4

Dentro del programa se llevan a cabo una diversidad de actividades, desde ayudar en la veterinaria, limpieza de playas, investigación, hasta trabajo en la oficina, son algunas fases por las que estos jóvenes se han visto acogidos durante el voluntariado y que ellos aseguran que les van ampliando su conocimiento y sumando en todo tipo de práctica profesional.

Marcados por experiencias que les han hecho cambiar su perspectiva, como es el caso de Alfaro, quien se preguntó ¿a qué lugares habrá ido esta tortuga antes de morir? luego de ser parte de un proceso en veterinaria, donde la tortuga sufrió daños en el cráneo y no logró sobrevivir, a causa de un descuido siendo esta la principal víctima; ahora es un joven que hace concientización sobre la importancia de la conservación marina.

Guadalupe García, voluntaria que llegó con el propósito de terminar sus horas sociales, ahora asegura haber terminado su servicio social pero que continúa siendo parte de este equipo, “me cambió mi manera de ver el tema silvestre y me di cuenta de la realidad en la que se encuentran los animales en nuestro país, cómo nuestra forma de vida les afecta a ellos, además al igual que una persona ellos necesitan de cuidado y protección”, expresó.

Todos con tiempo de llegada diferente, pero con una misma visión que está guiada por personas que les transmiten conocimientos y valores sobre el impacto que genera la protección de nuestra vida silvestre. “En un año, he aprendido mucho, a ser responsable, tengo otra perspectiva de ver la vida de los animales, al final estoy agradecida por todo lo vivido”, dijo Lorena Silva, voluntaria.

5

11 Oct 2017
¿Te imaginás contribuir a la mejora del país trabajando todos juntos? Así trabaja esta fundación
Ayudando | Por: Redacción

¿Te imaginás contribuir a la mejora del país trabajando todos juntos? Así trabaja esta fundación

6 Oct 2017
Así se lanzó la campaña de “Cabello por Sonrisas” ¿Ya sabés de que trata?
Ayudando | Por: Redacción

Así se lanzó la campaña de “Cabello por Sonrisas” ¿Ya sabés de que trata?

2 Oct 2017
¿Querés saber cómo colaborar con una causa social? Leé más
Ayudando | Por: Redacción

¿Querés saber cómo colaborar con una causa social? Leé más

20 Sep 2017
Por quinto año consecutivo vuelve Salvadoreño Comprometido ¡Sabé de qué trata!
Ayudando | Por: Redacción

Por quinto año consecutivo vuelve Salvadoreño Comprometido ¡Sabé de qué trata!